Avances en cirugía cardiaca: impreso el primer corazón 3D hecho con tejido humano

Nuestro blog

Cirugía del corazón

Avances en cirugía cardiaca: impreso el primer corazón 3D hecho con tejido humano

A diario convivimos con avances tecnológicos que nos hacen la vida más fácil. Lo mismo ocurre en medicina, donde los avances en cirugía cardiaca han hecho que hoy se realicen intervenciones quirúrgicas impensables hace años.

Parece que llevamos toda la vida haciendo trasplantes de corazón, pero no fue hasta 1988 cuando se realizó, por primera vez en España el implante de un corazón artificial autónomo.

El doctor José Enrique Rodríguez, director de nuestra Unidad de Cirugía Cardiaca, participó muy activamente en este gran avance médico, ya que en aquel momento ejercía como médico adjunto del Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Puerta de Hierro de Madrid. (Aquí puedes leer la noticia que se publicó en El País el 9 de abril de 1988).

Hitos en cirugía cardiaca

Si el implante de un corazón artificial autónomo fue un gran avance para la medicina, lo que han conseguido científicos israelíes al imprimir en 3D un corazón hecho con tejido humano seguro que será parte de otro nuevo hito. Lo que parece ciencia ficción puede que esté más cerca de lo que creemos, ya que los investigadores auguran que en una década se implantarán órganos personalizados.

España es líder en donación de órganos y recientemente consiguió un nuevo récord en la donación de órganos con 19 donantes en 24 horas. Pero aún el volumen de donaciones es inferior al que se necesita. Por ello, la impresión de órganos personalizados se plantea como una solución para este problema. Así, pacientes que requieran de un nuevo corazón no tendrán que esperar a recibir un órgano donado.

No obstante, el doctor Rodríguez se muestra cauto ante lo que califica de «gran avance». «Está claro que la tecnología avanza a pasos agigantados y es posible que en unos años estemos implantando a nuestros pacientes corazones realizados de forma artificial con tejidos humanos, pero para ello aún se deben realizar muchas pruebas. Hay que ser optimistas pero a la vez realistas», afirma el doctor.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email