El reconocimiento médico y las cardiopatías congénitas en el adulto

Nuestro blog

Los reconocimientos médicos descubren patologías cardiacas

El reconocimiento médico y las cardiopatías congénitas en el adulto

A menudo, los reconocimientos médicos descubren patologías cardiacas que requieren intervención quirúrgica como son algunas cardiopatías congénitas. Estas son alteraciones en la estructura del corazón que se producen por defectos en la formación del mismo durante el periodo embrionario. Cuando estos defectos son complejos pueden causar complicaciones y poner en riesgo la vida del paciente.

Las cardiopatías congénitas son de nacimiento y muchas requieren de cirugía en la primera etapa de la vida, aunque en ocasiones estas patologías son leves y se pauta un seguimiento médico que evalúa periódicamente la evolución de la cardiopatía. También se dan casos en los que la cardiopatía congénita es descubierta en la edad adulta del paciente, cuando este se realiza un examen rutinario como es el reconocimiento médico de empresa.

Patología cardiaca: comunicación interauricular (CIA)

Una de las patologías congénitas más frecuentes que intervenimos en el adulto es el cierre de comunicación interauricular. El tratamiento quirúrgico consiste en la reparación del defecto de forma directa o mediante un parche de material sintético. En los siguientes vídeos podemos ver, a través de una ecocardiografía y una resonancia magnética cardiaca, cómo el tabique que separa la aurícula derecha de la izquierda tiene un defecto produciendo así una comunicación interauricular.

La cirugía de cierre de una comunicación interauricular requiere que el corazón esté parado y que la sangre pase a circular por un aparato externo al cuerpo que es la máquina de circulación extracorpórea, controlada por el equipo de enfermería perfusionista. Durante la operación, esta máquina hace las funciones del corazón. La sangre procedente del cuerpo pasa a esta máquina, que la oxigena y la bombea de nuevo al cuerpo.

Máquina de circulación extracorpórea

El objetivo de la intervención quirúrgica es restablecer la anatomía normal del corazón, permitiendo que bombee la cantidad adecuada de sangre y que esta no fluya en la dirección equivocada. De este modo, evitamos los síntomas asociados a esta patología como son:

  • ritmo cardiaco anormal (arritmias auriculares)
  • sensación de falta de aire y dificultad para respirar (disnea)
  • síncope (mareo)
  • intolerancia al ejercicio, fatiga incluso al realizar actividades diarias normales
  • piel azulada (cinosis)

Si la comunicación interauricular no se trata podría derivar en ictus, en hipertensión pulmonar o en el síndrome de Eisenmenger.

Chequeos médicos periódicos

Anualmente, las empresas están obligadas a ofrecer a sus trabajadores chequeos médicos que valoran si el trabajador es apto para desempeñar su trabajo. Los reconocimientos médicos descubren patologías asintomáticas como son ciertas enfermedades cardiacas. Además, analizan los factores de riesgo de cada puesto de trabajo y hábitos de vida de cada trabajador para dar pautas saludables que eviten desarrollar enfermedades futuras.

Dependiendo del objetivo del reconocimiento se realizarán unas u otras pruebas, pero el más básico suele incluir:
– Análisis de sangre y orina.
– Consulta con especialista médico.
– Pruebas cardiológicas: electrocardiograma, ergometría y/o ecocardiograma.
– Audiometría.
– Consulta de Oftalmología
– Espirometría

Puedes descargarte la ficha del paciente «Cardiopatías Congénitas» elaborada por la Fundación Española del Corazón. Si necesitas pedir una cita con la Unidad de Cirugía Cardiaca Dr. Rodríguez puedes hacerlo llamando al 669.107.851 o rellenado el formulario de contacto.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email